Sor María Luisa Margarita Claret de la Touché (1868-1915): Apóstol del Amor Infinito de Dios



"Quiero que tú digas a mis sacerdotes que les entrego mi Corazón. 
Es un testimonio del amor ardiente que tengo por ellos 
y una prenda de la gracia que he de conceder". (13.7.1903)

Margarita Claret de la Touché nació en Saint - Germain en Laye, Francia, el 15 de marzo de 1868. Su padre murió muy pronto y su madre le impartió una educación muy severa, religiosa, pero con una religiosidad rígida, fundada en el deber más que en la gracia.  Al mismo tiempo, Margarita que pertenecía a una rica familia burguesa, fue iniciada en un tipo de vida mundana y frívola aunque moralmente sin tacha.

Margarita elige inesperadamente la vida del claustro. Ingresó en el monasterio de la Visitación de Romans el 20 de noviembre de 1890, a los 22 años. El 5 de junio de 1902, Sor María Luisa recibió las primeras comunicaciones sobrenaturales para fundar una obra  que uniera a los sacerdotes entre sí y hacerlos anunciadores y testigos de Dios Amor Infinito, para que su Reino de Amor se difundiera en el mundo.

Contemplar el Misterio de Dios Amor Infinito
Pintura realizada por la M. María Luisa Margarita en base 
a una visión interior de Jesús Misericordioso

En 1906 la comunidad de Romans, con motivo de las leyes de supresión francesas, fue obligada para poder sobrevivir al exilio. Halló refugio en el Piamonte (Italia), primero en Revigliasco, luego en Mazzé y en Parella. Durante su permanencia en Mazzé, en la Diócesis de Ivrea, Sor María Luisa, entonces Superiora, se encontró con el Obispo Monseñor Mateo Filipello. Éste, al conocer sus pensamientos sobre el Amor de Dios y el sacerdocio, aprobó la Obra Sacerdotal que ella había vislumbrado, haciéndose promotor de la misma. En 1913, acabado el cargo de Superiora, el Obispo la envió a Roma para hacer examinar por la Santa Sede sus escritos y sus proyectos, dándole por compañera a Margarita Reynaud, agregada de la Visitación, que recogió luego su herencia espiritual. En Roma se le animó a la fundación de una nueva casa religiosa con el fin específico de rezar por los sacerdotes. Fundó el nuevo monasterio en 1914, y falleció el 14 de mayo del  año siguiente, a los 47 años de edad.